Interiorismo y reformas no son sinónimos. Existe una evidente confusión sobre el trabajo desempeñado por los respectivos sectores.

Simplificado al máximo y como la propia palabra indica… una empresa de reformasreforma. El estudio de interiorismo realiza el diseño, planificación y/o dirección de la reforma como parte de un proyecto de interiores, supervisándola y coordinándola para llevarla a buen puerto.

Un proyecto de interiorismo es un completo manual para llevar un espacio de la nada a la entrega de llaves, ya sea este un espacio comercial o un espacio residencial, sin importyar el estaco actual del mismo, ya esté acabado para otros menesteres o lo encontremos vacío.

Elección de materiales y métodos constructivos, estudios de colores,iluminación, acabados, definición de todas las instalaciones, relación/interacción con imagen corporativa, diseño de mobiliario específico, presupusto de cada partida,

Una empresa de reformas se encarga de la ejecución de la obra como parte del proceso de remodelación. Suministra la mano de obra la cual forma parte de su plantilla o externalizando parte del trabajo en colaboración con los distintos oficios: albañiles, pintores, empapeladores, electricistas, ebanistas, fontaneros…

Un proyecto de interiorismo es algo más que cambiar las puertas, renovar el suelo, hacer una instalación eléctrica, cambiar el plato de ducha de un aseo o pintar un piso. Su utilidad reside en conseguir un grado de personalización, de mimo por el detalle y un  equilibrio en el conjunto incluyendo la decoración final: telas, confecciones, mobiliario, complementos, adornos, lámparas, electrodomésticos, etc

Que tu negocio e ilusión no se conviertan en una pesadilla que se alargue en el tiempo, tiene un nombre: dirección de obra. Eso lo realiza el estudio de interiores.

Nuestro consejo es que debes tener claro cuáles son tus objetivos y en función de ellos, contratar a un profesional u otro. Pero si vas a abrir un negocio, quieres diseñar tu hogar o vas a realizar una obra de cierta importancia, debes escoger siempre a un profesional que sepa llevar a buen puerto el objetivo que persigues.