Los que trabajamos en diseño interior nos solemos encontrar con tantos perfiles de clientes como personas hay.

No es difícil encontrar aquel que le da poca importancia a lo que su negocio expresa en materia de diseño de interiores, o aquel que piensa que es tirar el dinero pagar a un profesional para que diseñe eso que él tiene en la cabeza. Total, un restaurante con 4 paredes en dónde se sirve comida. Nada más lejos de la realidad.

Un estudio realizado por la multinacional SCA, propietaria de marcas como Tena o Colhogar, entre más de 3000 clientes analiza como estos perciben el establecimiento. El estudio demostraba que en cuestión de 60 minutos los clientes se fijaban en 7000 puntos distintos del restaurante.

Repito, 7000.

Ahora si sigues creyendo que el éxito de tu negocio no radica en un buen diseño interior (realizado por un profesional), estás muy equivocado.

Lo primero que debes hacer es cocinar bien. Sin eso, no vas a ningún lado, pero ten en cuenta que visitar un restaurante o tomarse un refresco en un bar se ha convertido en una experiencia. La gente busca sensaciones, busca detalles y transmitir eso en cada detalle puede marcar la diferencia entre un negocio y un negocio prospero.

Estamos en la era de instagram, de facebook y redes sociales. Todo se publica, se comenta y se comparte. Harán fotos de tus platos, de tu local, de la vajilla y harán comentarios en webs en dónde se pone en cuestión cada detalle de tu resturante o bar. No podemos pasar por alto que todos buscamos opiniones antes de visitar un local.

Diferenciarte de la competencia ofreciendo ese plato estrella que tan bien haces, ofreciendo un diseño singular y único que plasme la esencia de tu negocio es un must que no puedes pasar por alto.

9 de 10 encuestados piensa que es importante que los baños mantengan, al menos, la misma higiene que los comedores. De hecho, la falta de higiene de los aseos suele ser la segunda razón más común por la que los clientes no quedan satisfechos y una de las principales por las que no vuelven. No dejes que tus baños queden en un segundo plano. Distinguirse por ahí, es sumamente fácil viendo la dejadez general en ese aspecto.

Aquí, los detalles son importantes, por ejemplo la calidad de los productos -como el papel higiénico, las toallitas y el jabón de manos- mejoran la experiencia de un 30% de los encuestados mientras que seis de 10 piensan que estos productos deberían ser un estándar.

Otros resultados destacados del informe son que el diseño interior y la vajilla de los restaurantes son clave. Seis de 10 personas confiesa tener expectativas altas o muy altas a este respecto mientras que ocho de 10 cree que los restaurantes deberían cuidar más la calidad del menaje. Los clientes suelen fijarse en el interior de los restaurantes, en detalles como el techo, el diseño de los muebles o las flores.

Los preparativos en torno a la comida y la bebida resultan también interesantes para los clientes. El 61% de los encuestados prefiere las cocinas abiertas donde se puede ver cómo se preparan los platos mientras que el 67% agradece poder comprobar la limpieza de la cocina.

El diseño interior es tu mejor aliado cuando vas a montar un restaurante, bar o cafetería. El coste de un buen profesional supondrá sólo entre un 5 y un 8% del total de la obra.

Un porcetanje tan bajo que marca diferencias tan grandes en la viabilidad de un negocio. Así de importante es el diseño de interiores.