Diseñar un hogar conlleva comprender como viven las personas que integran ese espacio.

En el diseño residencial, el interiorista siempre debe hacer prevalecer la funcionalidad, crear un espacio que funcione, que ayude en el día a día y haga más sencilla la convivenvia.

Un diseño funcional siempre acierta Siempre es un buen punto de partida. Ya nos decía Steve Jobs que «el diseño no es sólo lo que ves, sino como funciona

Si sólo pudiesemos escoger entre funcionalidad o belleza, estaría bastante clara la elección, pero nadie confiará en Naparede sólo por aportar funcionalidad.

En Naparede no nos conformamos con el empate, así que la busqueda de la belleza y confort deberían ir siempre de la mano.

Hall entrada a casa naparede

Un diseño bello, sustentado por un mobiliario acorde a nuestras necesidades ,exprimir al máximo el espacio (teniendo en cuenta que un piso de 60m2 es un lujo hoy día)

y la multiplicidad y versatilidad de funciones en piezas clave de nuestro hogar serán siempre nuestras señas de identidad.

A todo esto deberemos sumar el buen uso de la luz natural, ese bien gratuito que debería ser santo y seña en todo proyecto de interiorismo, tanto residencial como comercial.

Sólo cuidando cada detalle, pensando en la globalidad de la vivienda y aprovechando cada espacio conseguiremos un hogar a nuestro gusto y modo de vida.

Como decía Charles Eames, «los detalles no son los detalles, los detalles son el diseño«.